Lo que entra por los ojos entra por la boca

6850282843_73cd8e7def_b

Nevera y despensa. Esos lugares íntimos dentro de cualquier cocina no sólo funcionan como un albergue de alimentos. Ellos pueden decir tanto sobre los habitantes de ese hogar como sus vecinos. Con tan solo darle un vistazo a estos rincones nos podemos enterar de muchas cosas: si se trata de una familia tradicional, si hay niños, ancianos, celíacos o sencillamente un estudiante adolescente cuyo sustento se basa en pizzas y enlatados. El caso es que la despensa y nevera hablan mucho de las personas y de sus gustos culinarios, también de la importancia que le damos a nuestra salud, además de reflejar aspectos culturales, entre otras cosas.
Sin embargo, una parte de nuestra alimentación se basa en impulsos así que independientemente de los objetivos alimenticios que tengamos debemos tomar en cuenta ciertos consejos:

Aleja la Tentación
donuts-844023_1280Al abrir nuestra nevera siempre habrá un espacio más visible, ya sea porque nos quede de frente ante los ojos o de primer lugar al agachar la mirada. Si estamos a dieta debemos procurar alejar de este espacio los alimentos que sean una tentación como dulces o comida chatarra. Ten en cuenta la cantidad de veces que la abres buscando algo rápido que te satisfaga… es mejor evitar riesgos. Los alimentos más sanos deberán ocupar el lugar con mayor protagonismo. En la despensa aplica lo mismo, a la mano lo más útil y sano.

Ojo con las fechas
¿Alguna vez has encontrado algo vencido y has pensado que por un “par de días” no pasará nada? Quizá tengas razón pero cuando esos días se trasforman en semanas la cosa ya no pinta tan bien. Debes estar atento a las fechas de vencimiento de los productos, sobre todo lácteos y embutidos, por buen aspecto que tengan a veces es mejor cambiar placer por bienestar.

Come antes de hacer la compra
Ir con hambre al supermercado es un riesgo ya que nos hace comprar alimentos innecesarios sólo porque nos apetecen al momento. Esto que parece una obviedad resulta muy importante tenerlo en cuenta a la hora de hacer la compra, también escribir una lista hará que al final nuestro carrito tenga menos calorías vacías.

Nuestra aliada fruta
2329810643_4c81fb5fcc_b¿A quién no se le desvían los ojos con las fotos de hamburguesas gigantes y apetitosas? Esos anuncios que paran el tráfico y nos hacen buscar cualquier mínima excusa para permitirnos el capricho de ir hipnotizados a pedir justo la comida de la foto no son para nada una ayuda en la tarea de mantener una buena alimentación. Para evitar esta incomodidad basta con matar la ansiedad con un alimento sano, puede ser una fruta como manzana, pera o cambur. Con respecto a este último ten presente que entre más maduro esté más azúcares tendrá y por ende más calorías. Sí, engorda más un cambur muy maduro que uno normal, ¿Curioso verdad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *